Prepárese para vacunarse contra el COVID-19

This resource is available in other languages

To print this document, use your internet browser’s print settings to set page margins and remove the header and footer. For the best printing experience, use the Google Chrome, Firefox, or Microsoft Edge browser. 

El conocimiento genera confianza. Usted, como profesional de la salud, tuvo prioridad para vacunarse contra el COVID-19, debido a su papel esencial en la lucha contra esta terrible pandemia, y por tener mayor riesgo de contraer el COVID-19 y contagiar a sus pacientes. Si toma la decisión de vacunarse, usted puede proteger su salud, pero también la de sus colegas, pacientes, familiares y comunidades.

Es importante que tenga la información y los recursos que lo ayudarán a combatir este virus y detener su propagación. Una de estas herramientas es la vacuna contra el COVID-19.

Estos datos clave lo prepararán para saber qué esperar antes y después de recibir la vacuna contra el COVID-19.

Antes de la cita

Qué esperar

Cuando vaya a la cita para vacunarse recibirá una tarjeta de vacunación o formulario impreso que le indicará qué vacuna contra el COVID-19 recibió, la fecha y el centro de vacunación al que asistió.

Deberá recibir una versión impresa o electrónica de una hoja con datos clave que contiene más información sobre la vacuna que se le suministró. Los datos claves contienen información para que comprenda los riesgos y beneficios de recibir esa vacuna, en específico.

Luego, será vigilado durante al menos 15 minutos para detectar reacciones adversas.

Distintas vacunas

Todas las personas de 6 meses de edad o más, pueden recibir la vacuna de Pfizer-BioNTech o Moderna.

Las personas de 18 o más también pueden escoger la vacuna de Novavax.

La vacuna Janssen de Johnson & Johnson está disponible en algunas situaciones determinadas para personas de 18 años o más, como por ejemplo para quienes no puedan recibir las otras vacunas por razones de salud.

El número de dosis que necesita para mantener su vacunación al día depende de su edad y del tipo de vacuna que reciba. 

Image
Vaccines and Doses Infographic Spanish

Los hombres de 12 a 39 años pueden esperar más tiempo entre la primera y la segunda dosis de la vacuna. Hable con un doctor o proveedor de vacunas.

Las personas con el sistema inmunitario deprimido tienen menos capacidad de combatir las infecciones y podrían necesitar dosis adicionales.

Si recibió la vacuna Janssen de Johnson & Johnson, necesita una dosis de refuerzo 2 meses después de su dosis inicial. Debe recibir una dosis de refuerzo de Pfizer-BioNTech o Moderna. 

Si también recibió la vacuna Janssen de Johnson & Johnson como primera dosis de refuerzo, debe recibir un segundo refuerzo 4 meses después de la vacuna de Pfizer-BioNTech o Moderna.

Costo

Vacunarse contra el COVID-19 es gratis.

Después de la cita

Posibles efectos secundarios

Las vacunas actúan sobre las defensas naturales de su cuerpo para prepararlo para combatir el virus en caso de que esté expuesto. Como resultado, puede experimentar algunos efectos secundarios después de recibir la vacuna. Estas reacciones significan que la vacuna está funcionando y enseñándole a su cuerpo a combatir el COVID-19, si llega a contagiarse.

Los posibles efectos secundarios incluyen: dolor o hinchazón en el lugar de la inyección, fiebre, escalofríos, fatiga y dolor de cabeza. Estos efectos secundarios deberían desaparecer en unos días. De momento, no existen efectos secundarios graves o a largo plazo. Es importante recordar que tener estos tipos de efectos secundarios NO significa que tenga el COVID-19.

Aunque es muy poco probable que ocurra una reacción grave, en caso de que esto suceda, llame al 911 o vaya a la sala de emergencias más cercana.

Una vez que esté al día con sus vacunas contra el COVID

Para la mayor protección contra las variantes altamente contagiosas y evitar la posibilidad de que se propague el COVID a otras personas, use una mascarilla bien ajustada que cubra su nariz y boca dentro de espacios públicos cerrados cuando el nivel de riesgo de COVID en su comunidad sea alto.

Si usted tiene alto riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID, también puede protegerse de las siguientes maneras:

  • Usando una mascarilla dentro de espacios públicos.
  • Manteniéndose a 6 pies de distancia de personas que no vivan con usted o que no estén vacunadas.
  • Evitando los grupos grandes de personas.
  • Evitando los espacios con poca ventilación.
  • Lavándose las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos o use gel desinfectante con una base de alcohol de al menos 60% cuando no tenga acceso a agua y jabón.

Las personas vacunadas y no vacunadas deben seguir las ordenanzas públicas, las leyes de los territorios y las regulaciones a nivel federal, estatal, local y de tribus. Esto incluye transporte público, aeropuertos, aviones, negocios locales y guías de su lugar de trabajo. Los CDC recomiendan (enlace en inglés) que todas las personas de 2 años o más usen mascarilla en transporte público, aeropuertos y estaciones de transporte.  

¿Las personas que tienen sistemas inmunitarios comprometidos necesitan una dosis adicional de la vacuna?

Si cualquiera de las siguientes situaciones le aplica a usted, puede que necesite dosis adicionales:

  • Tiene un trastorno de inmunodeficiencia primaria (enlace en inglés) moderado o grave, como el síndrome de DiGeorge o el síndrome de Wiskott-Aldrich.
  • Tiene una infección de VIH avanzada o no tratada.
  • Alguna vez ha tenido un trasplante de órgano o si ha tenido un trasplante de células madre en los últimos 2 años.
  • Está siendo tratado con corticosteroides u otros medicamentos inmunosupresores para afecciones como artritis, asma o una enfermedad autoinmune, como lupus, sarcoidosis, enfermedad inflamatoria intestinal, artritis reumatoide y psoriasis.
  • Está recibiendo tratamiento contra el cáncer.

También debe seguir practicando las medidas de prevención actuales contra el COVID-19 hasta que su proveedor de atención médica le diga que es seguro dejar de hacerlo:

  • Use una mascarilla que cubra su nariz y boca dentro de espacios públicos y cuando este dentro de lugares públicos.
  • Mantenga a 6 pies de distancia de personas que no vivan con usted o que no estén vacunadas.
  • Evite los grupos grandes de personas.
  • Evite los espacios con poca ventilación.
  • Lávese las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos o use gel desinfectante con una base de alcohol de al menos 60% cuando no tenga acceso a agua y jabón.

¿Qué pasa si tengo más preguntas?

Si tiene más preguntas sobre cómo recibir la vacuna, visite el sitio web de los CDC.

LA SEGURIDAD ES NUESTRA PRIORIDAD

Cuando se trata de garantizar la seguridad y efectividad de las vacunas, la FDA y los CDC mantienen los estándares más altos. Su proceso incluye los siguientes procedimientos:

  • En primer lugar, los científicos deben analizar las vacunas de manera extensa en estudios clínicos para asegurarse de que sean seguras y efectivas.
  • Antes de que se autorice una vacuna para uso público, la FDA garantiza su seguridad con realizar los siguientes procedimientos independientemente:
    • revisar datos recolectados en los estudios clínicos y
    • hacer inspecciones de las instalaciones donde se fabrican.
  • Incluso después de que una vacuna ha sido autorizada, la FDA y los CDC vigilan de cerca la administración de la vacuna para identificar todo efecto secundario o reacción alérgica, incluyendo los más atípicos.
  • La FDA y los CDC revisan de cerca cualquier informe de efectos secundarios o reacción y comparten estos datos con el público.
  • Los casos extremadamente infrecuentes de coágulos de sangre y del síndrome de Guillain-Barré después de la vacuna Janssen de Johnson & Johnson, y los casos de inflamación cardíaca después de la vacuna de Pfizer-BioNTech y Moderna, solo representan un número pequeño de casos entre millones de vacunaciones. Esto demuestra que los sistemas de control de seguridad de las vacunas, realizados por la FDA y los CDC, funcionan y detectan, incluso las reacciones más atípicas.
  • Investigaciones exhaustivas han confirmado que las tres vacunas disponibles son seguras y efectivas. Sin embargo, los CDC prefieren que la mayoría de las personas se pongan las vacunas de Pfizer-BioNTech, Moderna, o Novavax.
  • Los sistemas de monitoreo aseguran que los médicos sean notificados para reconocer los síntomas a los que hay que prestar atención, sin importar qué tan poco frecuente sean, y que estén preparados para administrar los tratamientos adecuados.