Puntos de conversación sobre las vacunas contra el COVID-19 para líderes de organizaciones religiosas

This resource is available in other languages

To print this document, use your internet browser’s print settings to set page margins and remove the header and footer. For the best printing experience, use the Google Chrome, Firefox, or Microsoft Edge browser. 

El cuidado de la comunidad

El riesgo generado por el COVID está disminuyendo para la mayoría de las personas en Estados Unidos, gracias, en gran parte, a la vacunación generalizada.

Vacúnese contra el COVID tan pronto como pueda y mantenga sus vacunas al día. Las vacunas le ofrecen la mejor protección contra el COVID.

Hay tres maneras sencillas de encontrar vacunas cerca de usted:

  • Visite vacunas.gov. 
  • Envíe un mensaje texto con su código postal al 822862.
  • Llame al 1-800-232-0233. 

Para protegerse a usted y a sus seres queridos, tanto las personas vacunadas como las no vacunadas deben usar mascarillas bien ajustadas, que cubran  la nariz y la boca, dentro de lugares públicos cuando el riesgo de COVID en su comunidad sea alto.

Si tiene mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID, trate de tomar las siguientes medidas para protegerse:

  • Mantener al menos seis pies (dos metros) de distancia de personas que no vivan con usted y que no estén vacunadas.
  • Evitar grupos grandes de personas.
  • Evitar espacios interiores mal ventilados.
  • Lavarse las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos o utilizar un desinfectante de manos con al menos un 60% de alcohol si no se dispone de agua y jabón.

Nuestra comunidad está aquí para apoyarle de manera emocional, social o espiritual. No dude en comunicarse con nosotros. También trate de comunicarse con personas que se encuentren solas o que puedan sentirse aisladas en sus esfuerzos de evitar contraer el virus.

Recuerde comunicarse con las personas mayores y otros miembros vulnerables de nuestra comunidad y, si puede ayudarlos, hágalo.

Confianza en la vacuna

La seguridad

  • Las vacunas contra el COVID-19 disponibles en los EE. UU. cumplen con estándares rigurosos de seguridad y efectividad de la FDA. Decenas de millones de personas en los EE. UU. se han vacunado contra el COVID-19. Asimismo, la seguridad de todas las vacunas contra el COVID-19 se continuará monitoreando.
  • Los efectos graves de las vacunas en la salud son muy poco frecuentes. Es muy poco probable que las vacunas contra el COVID-19 causen problemas de salud a largo plazo. Además, no hay ninguna evidencia de que causen infertilidad o cáncer.
  • Su riesgo de tener problemas serios de salud es mucho menor con la vacuna al compararlo con el riesgo de que contraiga el COVID-19 sin estar vacunado. El COVID-19 puede causar daños al corazón y los pulmones, así como otras enfermedades que requieren tratamientos a largo plazo. Las vacunas son un camino mucho más seguro hacia la inmunidad que la propia enfermedad.

Efectividad

  • Todas las vacunas disponibles contra el COVID-19 son altamente efectivas al prevenir que se enferme gravemente, sea hospitalizado o muera a causa del COVID-19.
  • Para obtener la mayor protección de las vacunas, necesita todas las dosis recomendadas para personas de su edad.
  • Si ya está vacunado, debería recibir una vacuna actualizada contra el COVID para ayudarlo a protegerse contra la variante ómicron. 

  • Reciba la vacuna actualizada ahora, si su última dosis fue antes de septiembre 2022 (u octubre para niños entre los 6 meses y 11 años de edad).

  • De lo contrario, espere 2 meses después de haber terminado su serie primaria de vacunación para ponerse la vacuna actualizada. Completar la serie primaria de vacunación significa que recibió las primeras 2 dosis de Pfizer-BioNTech, Moderna, o Novavax, o 1 dosis de la vacuna Janssen de Johnson & Johnson.

  • Si tuvo COVID recientemente, debería esperar 3 meses desde el momento en que se enfermó para luego recibir la vacuna actualizada.

  • Los niños de 6 meses a 4 años de edad que recibieron las tres dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech para su serie principal, no necesitan una vacuna actualizada en este momento.

  • Novavax ofrece una dosis de refuerzo de su vacuna contra el COVID, pero no está dirigida a la variante ómicron. Las personas de 18 años o más pueden recibir esta dosis adicional de Novavax si han completado su serie principal de vacunación.  

Potencial para infecciones y casos de avance

    • Es importante comprender que una infección no necesariamente conduce a la enfermedad. Si está al día con las vacunas contra el COVID y el virus logra entrar a su cuerpo y comienza a multiplicarse, es decir, infectarlo, su sistema inmunológico estará preparado para reconocer el virus rápidamente y se esforzará para evitar que lo perjudique gravemente.
    • Casi todas las personas en los EE. UU. que se enferman gravemente, necesitan hospitalización o mueren a causa del COVID-19 no están vacunadas.
    • Los CDC recomiendan que se vacune lo antes posible.

    Las vacunas contra el COVID-19 no pueden provocar la enfermedad del COVID-19

    Ninguna de las vacunas disponibles actualmente, contiene el virus vivo que causa el COVID-19. Esto significa que no pueden provocar la enfermedad del COVID-19. Más información en cdc.gov/coronavirus-es.

    Las vacunas contra el COVID-19 y las variantes del virus

    Los científicos continúan estudiando diferentes formas o variantes del virus que causan el COVID-19 para ver si las vacunas funcionan contra ellas. Los datos actuales sugieren que las vacunas contra el COVID-19 disponibles en los EE. UU. ofrecen protección contra la mayoría de las variantes altamente contagiosas. Por esta razón, las vacunas contra el COVID-19 son una herramienta esencial para proteger a las personas contra el COVID-19 incluyendo la posibilidad de enfermarse con alguna de las nuevas variantes. Los CDC continuarán monitoreando el impacto que estas nuevas variantes pueden tener sobre el funcionamiento de las vacunas.

    ¿Qué pasa si alguien en nuestra congregación da positivo en la prueba del COVID-19?

    • Notifique a los líderes de la congregación tan pronto como sea posible para que puedan coordinar con los funcionarios de salud local, ya que están capacitados con las mejores prácticas a seguir.
    • Esto puede significar un cierre temporal para que se puedan limpiar las instalaciones. Seguiremos las normas para mantener a todos a salvo.