Puntos de conversación para pediatras y médicos de familia

This resource is available in other languages

To print this document, use your internet browser’s print settings to set page margins and remove the header and footer. For the best printing experience, use the Google Chrome, Firefox, or Microsoft Edge browser. 

La vacunación es la mejor decisión que puede tomar para proteger a sus hijos de los peligros del COVID.

El COVID puede ser peligroso para sus hijos.

  • Entre los niños infectados con el COVID en los Estados Unidos:
  • Algunos niños con ciertos problemas de salud tienen más posibilidades de enfermarse gravemente a causa del COVID. Entre esas afecciones se encuentran:
    • asma
    • diabetes
    • obesidad
    • enfermedad de células falciformes
  • El COVID también puede causar el síndrome inflamatorio multisistémico en niños o MIS por sus siglas en inglés. Es una enfermedad poco frecuente, pero grave, que implica una hinchazón dolorosa de diferentes partes del cuerpo, incluyendo el corazón, los pulmones y el cerebro. Más de 8,600 niños que han tenido COVID también han tenido MIS y 69 de ellos han muerto.
  • No hay forma de saber cómo afectará el COVID a sus hijos. Aunque sus hijos estén perfectamente sanos, pueden ponerse muy enfermos. Casi la mitad de los niños hospitalizados con COVID no tenían otros problemas de salud.

Incluso si sus hijos tienen un caso leve de COVID, podrían tener problemas de salud a largo plazo.

  • Las estimaciones varían, pero 1 de cada 4 niños que contrae el COVID puede tener síntomas nuevos o prolongados que duran semanas o meses después de la infección. Los síntomas más comunes del COVID persistente son:
    • problemas de sueño
    • cansancio
    • dolor de cabeza
    • problemas de concentración
    • dolores articulares y musculares

Todos los niños de 6 meses o más deben recibir la vacuna contra el COVID tan pronto como puedan.

Las vacunas contra el COVID para niños son seguras

  • Las vacunas contra el COVID para niños se han estudiado con rigurosidad. Los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) han monitoreado de cerca los datos.
  • Miles de niños participaron en los estudios clínicos. Los resultados de los niños que recibieron la vacuna demostraron que es segura.
  • Más de 28 millones de niños en los EE. UU. han recibido una vacuna contra el COVID. Y las pruebas demuestran su seguridad.
  • Las vacunas contra el COVID han sido las más monitoreadas en la historia de los EE. UU. La FDA y los CDC continuarán monitoreando su seguridad, incluso en niños.
  • Los niños que han recibido la vacuna contra el COVID-19 tienen los mismos efectos secundarios comunes que los adultos. Los efectos secundarios más comunes incluyen:
    • dolor, enrojecimiento o hinchazón donde recibió la inyección
    • cansancio
    • dolor de cabeza
    • dolor muscular
    • escalofríos
    • fiebre
    • náuseas
  • Estos efectos secundarios son normales y generalmente duran un par de días después de la vacunación. Son señales de que la vacuna está funcionando y de que el cuerpo del niño está creando protección contra el virus.
  • La vacuna contra el COVID no afectará el crecimiento o desarrollo de sus hijos, incluso cuando pasen por la pubertad.
  • No hay pruebas de que ninguna de las vacunas disponibles en los EE. UU., incluidas las vacunas contra el COVID, causen problemas de salud a largo plazo.
  • En resumen, no existe ningún componente dañino en la vacuna contra el COVID para niños. El ingrediente principal, el ARNm, es una molécula que se encuentra de forma natural en cada célula del cuerpo. Esta molécula contiene instrucciones para que las células fabriquen proteínas, por lo que las células actúan como impresoras 3D de las proteínas. El ARNm de la vacuna tiene instrucciones para fabricar una proteína inofensiva específica del virus que causa el COVID. Una vez que las células fabrican la proteína, el ARNm desaparece, como un mensaje de Snapchat. Los otros ingredientes de la vacuna están en los alimentos que sus hijos consumen a diario: grasas, azúcares y sales.
  • En muy pocas ocasiones, ha habido personas que desarrollaron miocarditis o pericarditis tras recibir la vacuna contra el COVID. La miocarditis y la pericarditis son dos tipos de inflamación del corazón que pueden causar síntomas como dolor en el pecho, latidos cardíacos rápidos o fuertes y dificultad para respirar. Cuando esto sucede, los casos aparecen principalmente en adolescentes varones y adultos jóvenes, casi nunca en niños. La mayoría de las personas tratadas por inflamación del corazón se recupera rápidamente. Además, la inflamación del corazón causada por el COVID tiende a ser peor que la que han tenido las personas después de la vacunación. Por ello, la Asociación Estadounidense del Corazón recomienda que todas las personas se vacunen contra el COVID (enlace en inglés).

Las vacunas contra el COVID para niños funcionan.

  • Las vacunas contra el COVID para niños están funcionando según lo previsto.
  • Las pruebas demuestran que la vacunación reduce el riesgo de infección en todas las edades, incluidos los niños.
  • Las pruebas demuestran que las vacunas contra el COVID funcionan eficazmente al prevenir las peores consecuencias de la enfermedad:
    • enfermedad grave
    • hospitalización
    • muerte
  • Las pruebas (enlace en inglés) demuestran que, incluso si se infectan, las personas vacunadas tienen menos posibilidades de contraer MIS o COVID persistente.
  • Las vacunas, ahora disponibles para niños de 6 meses o más hasta los 4 años, deben proveer la misma protección.

Dónde puede vacunar a sus hijos.

  • Las vacunas estarán disponibles en los consultorios de pediatras y doctores, en clínicas rurales, hospitales infantiles, clínicas públicas, farmacias locales y a través de otras organizaciones comunitarias.
  • Para encontrar vacunas para niños cerca de usted:
    • Visite vacunas.gov
    • Envíe un mensaje de texto con su código postal al 822862
    • Llame al 1-800-232-0233