Publicación sobre las vacunas contra el COVID para el blog del campamento de verano

This resource is available in other languages

Instructions: Copy and paste this content into your camp blog, modifying it as needed to account for the situation in your area.

Aún no estamos fuera de peligro con el COVID

El COVID afectó la experiencia de muchos niños en los campamentos estos dos últimos veranos. Nuestro objetivo es que nuestro campamento de verano del 2022 se acerque lo más posible a la normalidad y, como siempre, se dé prioridad a la salud y la seguridad de nuestros alumnos y del personal.

[Actualice de acuerdo con la situación a nivel nacional y en su localidad al momento de publicar este recurso:] En estos momentos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) afirman que el nivel de amenaza que supone el COVID es mediana o alta en más del 80% de las comunidades de los Estados Unidos, incluida la nuestra, pero eso podría cambiar.

Lo mejor que puede hacer para proteger a sus hijos del COVID y ayudarlos a que tengan una experiencia memorable este verano es asegurarse de que estén al día con su vacunación a tiempo para el campamento.

Las vacunas contra el COVID están disponibles para todos los niños de 6 meses o más. Encuentre vacunas cerca de usted en vacunas.gov. Si sus hijos se vacunan contra el COVID por primera vez, deben recibir todas las dosis recomendadas al menos dos semanas antes del comienzo del campamento. Si sus hijos son elegibles para recibir una dosis de refuerzo, deberían hacerlo antes de que comience el campamento.

A continuación se explica por qué creemos que es importante que todos los niños se vacunen contra el COVID. Below is a breakdown of why we think it’s so important for every child to get vaccinated against COVID-19.

No hay manera de saber si sus hijos experimentarán las peores consecuencias del COVID

Desde el comienzo de la pandemia, es probable que 7 de cada 10 niños menores de 18 años se hayan infectado con el COVID en los EE. UU. Entre esos niños, más de 140,000 han sido hospitalizados y más de 1,700 han muerto.

El COVID también puede causar el síndrome inflamatorio multisistémico en niños o MIS, por sus siglas en inglés, una enfermedad poco frecuente, pero grave, que implica una hinchazón dolorosa de diferentes partes del cuerpo, incluyendo el corazón, los pulmones y el cerebro. Casi 8,600 niños que han tenido COVID también han tenido MIS y 70 de ellos han muerto.

Los doctores afirman que los niños con ciertos problemas de salud tienen más posibilidades de enfermarse gravemente a causa del COVID. Estas afecciones incluyen: asma, diabetes, obesidad y la enfermedad de células falciformes.

Sin embargo, incluso los niños que están perfectamente sanos pueden enfermarse gravemente a causa del COVID. Un estudio de la publicación médica Pediatrics (enlace en inglés) demostró que casi la mitad de los niños hospitalizados a causa del COVID no tenían otros problemas de salud. Los medios de comunicación publican frecuentemente informes como este (enlace en inglés) de niños sin problemas de salud conocidos que mueren a causa del COVID.

Incluso un caso leve de COVID puede dejar a sus hijos con problemas de salud prolongados

Las estimaciones varían, pero 1 de cada 4 niños que contraen el COVID (enlace en inglés) puede tener síntomas nuevos o prolongados que duran semanas o meses después de la infección.

Los síntomas más comunes en los niños son: problemas de sueño, cansancio, dolor de cabeza, problemas para concentrarse y dolores en las articulaciones y los músculos.

Ni siquiera los niños más sanos están a salvo del COVID persistente. Un artículo en STAT (enlace en inglés) relata cómo una gimnasta adolescente pasó de entrenar a diario durante horas a tener dificultades para subir escaleras debido al COVID persistente.

Sus hijos podrían contagiarle el COVID a otras personas quienes pueden estar a un riesgo más alto de enfermarse gravemente

Los niños tienen la misma probabilidad que los adultos de contraer y contagiar el COVID (enlace en inglés).

Si sus hijos contraen el COVID, podrían estar poniendo en riesgo a muchas otras personas, especialmente si viven en un hogar multigeneracional o se relacionan con personas con ciertos problemas de salud. Las personas mayores y de todas las edades, incluidos los niños, con problemas de salud, corren un riesgo más alto de enfermarse gravemente.

Las vacunas funcionan

Desde que las vacunas contra el COVID están disponibles, las personas de todas las edades, incluidos los niños, que están al día con sus vacunas han tenido menos posibilidades de ser hospitalizadas y de morir a causa del COVID que las personas no vacunadas. Las personas vacunadas también tienen menos posibilidades de contraer MIS y COVID persistente.

Los investigadores estiman (enlace en inglés) que la vacunación contra el COVID ha evitado 66.1 millones de infecciones, 17 millones de hospitalizaciones y 2.2 millones de muertes en los EE. UU.