Puntos de conversación sobre las vacunas contra el COVID-19 para comunicarse con las personas mayores

This resource is available in other languages

To print this document, use your internet browser’s print settings to set page margins and remove the header and footer. For the best printing experience, use the Google Chrome, Firefox, or Microsoft Edge browser. 

Crear conciencia, confianza y educación sobre la vacunación entre las personas mayores

Todas las personas de 5 años de edad o más en los Estados Unidos ya pueden recibir la vacuna contra el COVID-19. Sin embargo, todavía hay confusión sobre las diferentes vacunas disponibles y sobre cómo vacunarse. Una parte fundamental para aumentar las tasas de vacunación contra el COVID-19 es fomentar la confianza en las vacunas y educar a las personas mayores sobre este tema.

Las organizaciones pueden utilizar estos puntos de conversación para aumentar la educación sobre las vacunas y la confianza entre sus audiencias.

Comience desde la empatía y la comprensión

  • La pandemia ha sido estresante para todos, especialmente para las personas mayores.
  • El primer paso es reconocer los grandes cambios que el COVID-19 ha causado en todas nuestras vidas y brindar un espacio para reconocer las preguntas frecuentes que se pueden abordar con la vacunación.

Empoderando a la comunidad de personas mayores

  • Podemos empoderar a las personas mayores ayudándolos a sentirse seguros en su decisión de vacunarse y recomendar la vacunación a sus amigos y familiares. Este es el elemento más importante de sus puntos de conversación.
  • Las tácticas de empoderamiento incluyen:
    • Involucrar a las asociaciones nacionales centradas en personas mayores, los sistemas de salud, el personal de atención médica, las organizaciones comunitarias locales y las iglesias, de manera temprana y constante, para asegurar una comprensión clara del proceso de desarrollo y aprobación de vacunas, de las nuevas tecnologías de vacunación y de los beneficios de la vacunación.
    • Usar su plataforma para tener conversaciones empáticas sobre vacunas, abordar mitos y preguntas frecuentes y brindar información personalizada sobre vacunas a la comunidad de personas mayores.  

Las personas mayores deberían vacunarse contra el COVID-19 tan pronto como puedan

  • Los CDC recomiendan que las personas de 65 años o más se vacunen lo antes posible, porque tienen un alto riesgo de hospitalización, enfermedad y muerte por el COVID-19.

Vacúnese

Hay tres maneras sencillas de encontrar vacunas cerca de usted:

  • Visite vacunas.gov.
  • Envíe un mensaje texto con su código postal al 822862.
  • Llame al 1-800-232-0233. 

Efectos secundarios de las vacunas contra el COVID-19

  • Las vacunas disponibles producen efectos secundarios comunes. Los efectos secundarios son particularmente usuales después de la segunda inyección de las vacunas de Moderna y de Pfizer-BioNTech, que requieren dos inyecciones.
  • Los posibles efectos secundarios incluyen:
    • Dolor o hinchazón en el brazo. donde recibe la inyección.
    • Fiebre.
    • Escalofríos.
    • Sensación de cansancio.
    • Dolor de cabeza.
  • La FDA y los CDC no han observado ninguna tendencia de efectos secundarios graves o a largo plazo. Los efectos secundarios suelen ser leves y deberían durar como máximo unos pocos días.

Seguridad

  • Todas las vacunas contra el COVID-19 disponibles en los Estados Unidos cumplen con las rigurosas normas de seguridad y efectividad de la FDA. Se han administrado millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19 y todas las vacunas continuarán siendo monitoreadas por seguridad.

  • Efectos secundarios serios a causa de las vacunas son muy raros. Es poco probable que las vacunas contra el COVID-19 causen problemas de salud a largo plazo. 

  • Los riesgos de enfermarse del COVID-19 superan los riesgos de problemas serios de salud a causa de vacunarse. COVID-19 lo puede dejar con problemas de corazón y daño en los pulmones y otras condiciones que requieren tratamientos a largo plazo. Las vacunas son un camino mucho más seguro a la inmunidad, en comparación con contraer la enfermedad.

Efectividad

Para obtener la mayor protección necesita todas las dosis recomendadas:

  • 2 dosis de las vacunas de Pfizer-BioNTech o Moderna, o
  • la dosis única de Jansen de Johnson & Johnson más una dosis de refuerzo cuando sea elegible.

Si tienen 50 años o más pueden recibir la segunda dosis de refuerzo 4 meses después de la primera. Vea las últimas recomendaciones sobre las dosis de refuerzo.

Los CDC prefieren que reciba una vacuna de ARNm y una dosis de refuerzo de Pfizer-BioNTech o Moderna.

Las personas con el sistema inmunitario deprimido tienen menos capacidad de combatir las infecciones y podrían necesitar dosis adicionales.

Las personas con el sistema inmunitario deprimido tienen menos capacidad de combatir las infecciones y podrían necesitar dosis adicionales.

Todas las personas de 12 años o más deberian ponerse una dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID. Vea las últimas recomendaciones en recursos sobre las dosis de refuerzo.

¿Cómo funcionan las vacunas disponibles contra el COVID-19?

  • Hay actualmente dos tipos diferentes de vacunas para ser usadas en los Estados Unidos y protegerlo a usted del virus que causa el COVID-19:  Las vacunas de ARN (ácido ribonucléico) mensajero (ARNm) y vacunas que usan un vector viral.

  • Ambos tipos de vacunas contra el COVID-19 hacen esencialmente lo mismo:

    • Ambas les dan instrucciones genéticas a sus células para hacer un pedazo inofensivo del virus llamado “spike protein” “proteína spike” (sus células son como impresoras tridimensionales de proteínas). 

    • La presencia de estas proteínas en su cuerpo se asemeja a una infección y activan a su sistema inmunológico. 

    • En el proceso, su sistema inmunológico aprende cómo reconocer y atacar al virus sin estar expuesto al virus real.

  • Ninguno de los dos tipos de vacunas contra el COVID-19 cambia o interactúa con su ADN de ninguna manera.

Las personas con sistemas inmunitarios comprometidos van a necesitar una dosis adicional de la vacuna contra el COVID-19

Las personas con sistemas inmunitarios comprometidos son menos capaces de combatir las infecciones. Si cualquiera de las siguientes situaciones le aplica a usted, puede que necesite dosis adicionales:

  •  Tiene un trastorno de inmunodeficiencia primaria (enlace en inglés) moderado o grave, como el síndrome de DiGeorge o el síndrome de Wiskott-Aldrich.

  • Tiene una infección de VIH avanzada o no tratada.

  • Alguna vez ha tenido un trasplante de órgano o si ha tenido un trasplante de células madre en los últimos 2 años.

  • Está siendo tratado con corticosteroides u otros medicamentos inmunosupresores para afecciones como artritis, asma o una enfermedad autoinmune, como lupus, sarcoidosis, enfermedad inflamatoria intestinal, artritis reumatoide y psoriasis.

  • Está recibiendo tratamiento contra el cáncer.

También debe seguir practicando las medidas de prevención actuales contra el COVID-19 hasta que su proveedor de atención médica le diga que es seguro dejar de hacerlo:

  •  Use una mascarilla que cubra la nariz y la boca cuando esté rodeado de personas con las que no viva o dentro de lugares públicos.

  • Mantenga al menos a 6 pies de distancia de las personas con las que no vive.

  • Evite los grupos grandes de personas y los espacios interiores mal ventilados.

  • Lávese las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos o use gel desinfectante con una base de alcohol de al menos 60% cuando no tenga acceso a agua y jabón.

Cuando esté al día con sus vacunas

Para maximizar la protección contra las variantes altamente contagiosas y evitar la posibilidad de que se propague a otras personas, tanto las personas vacunadas como las no vacunadas deben usar mascarillas bien ajustadas, que cubran la nariz y la boca, dentro de lugares públicos cuando el riesgo de COVID en su comunidad sea alto.  

Si tiene mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID, también puede protegerse: 

  • Manteniendo al menos 6 pies (dos metros) de distancia de las personas que no vivan con usted. 

  • Evitando los grupos grandes de personas y los espacios mal ventilados.  

  • Lavándose las manos a menudo con agua y jabón durante al menos 20 segundos o utilizando un desinfectante de manos con al menos un 60% de alcohol si no se dispone de agua y jabón. 

Las personas vacunadas y no vacunadas deben seguir las ordenanzas públicas, las leyes de los territorios y las regulaciones a nivel federal, estatal, local y de tribus. Esto incluye transporte público, aeropuertos, aviones, negocios locales y guías de su lugar de trabajo.   

Estrategias para generar confianza en las vacunas contra el COVID-19 entre personas mayores

  • Anime a las personas que han sido vacunadas a ser inspiraciones de vacunación, compartiendo testimonios sobre por qué se vacunaron y contando sus historias.
  • Organice debates en línea en los que su audiencia pueda aportar opiniones y hacer preguntas.
  • No evite las preguntas y conversaciones difíciles. Esto le permitirá conocer el pulso de la comunidad y cómo debe adaptar sus mensajes.
  • Comparta mensajes claves a través de correos electrónicos, boletines informativos, publicaciones en redes sociales y otros canales.
  • Brinde información y recursos a los centros de atención médica con mensajes dirigidos a personas mayores sobre las vacunas contra el COVID-19, cómo se desarrollan y monitorean para su seguridad, y cómo el personal de atención médica puede hablar específicamente con las personas mayores sobre las vacunas.

Utilice las herramientas disponibles

  • Hay una serie de materiales como kits de herramientas de comunicación que incluyen pósteres, hojas informativas, infografías y contenido de redes sociales en el sitio web de los CDC que puede utilizar para aumentar la confianza en su clínica o instalación.
  • Para obtener más información y ver los kits de herramientas de comunicaciones, visite cdc.gov/coronavirus-es.

LA SEGURIDAD ES NUESTRA PRIORIDAD

Cuando se trata de garantizar la seguridad y efectividad de las vacunas, la FDA y los CDC mantienen los estándares más altos. Su proceso incluye los siguientes procedimientos:

  • En primer lugar, los científicos deben analizar las vacunas de manera extensa en estudios clínicos para asegurarse de que sean seguras y efectivas.
  • Antes de que se autorice una vacuna para uso público, la FDA garantiza su seguridad con realizar los siguientes procedimientos independientemente:
    • revisar datos recolectados en los estudios clínicos y.
    • hacer inspecciones de las instalaciones donde se fabrican.
  • Incluso después de que una vacuna ha sido autorizada, la FDA y los CDC vigilan de cerca la administración de la vacuna para identificar todo efecto secundario o reacción alérgica, incluyendo los más atípicos.
  • La FDA y los CDC revisan de cerca cualquier informe de efectos secundarios o reacción y comparten estos datos con el público.
  • Los casos extremadamente infrecuentes de coágulos de sangre y del síndrome de Guillain-Barré después de la vacuna Janssen de Johnson & Johnson, y los casos de inflamación cardíaca después de la vacuna de Pfizer-BioNTech y Moderna, solo representan un número pequeño de casos entre millones de vacunaciones. Esto demuestra que los sistemas de control de seguridad de las vacunas, realizados por la FDA y los CDC, funcionan y detectan, incluso las reacciones más atípicas.
  • Investigaciones exhaustivas han confirmado que las tres vacunas disponibles son seguras y efectivas. Los expertos médicos enfatizan que los beneficios de recibir cualquiera de las vacunas contra el COVID-19 en uso en los EE. UU. superan cualquier riesgo potencial.
  • Los sistemas de monitoreo aseguran que los médicos sean notificados para reconocer los síntomas a los que hay que prestar atención, sin importar qué tan poco frecuente sean, y que estén preparados para administrar los tratamientos adecuados.