Preguntas frecuentes sobre el COVID-19 para trabajadores del transporte público

To print this document, use your internet browser’s print settings to set page margins and remove the header and footer. For the best printing experience, use the Google Chrome, Firefox, or Microsoft Edge browser. 

Acceso, efectividad y seguridad de las vacunas

¿Cómo encuentro vacunas cerca de mí?

Las vacunas contra el COVID-19 están aquí y todas las personas de 12 años de edad o más ya pueden vacunarse. Hay tres maneras sencillas de encontrar vacunas cerca de usted:

  • Visite vacunas.gov
  • Envíe un mensaje de texto con su código postal al 822862
  • Llame al 1-800-232-0233

¿Cuánto cuestan las vacunas?

Las vacunas contra el COVID-19 son gratuitas para todas las personas en los Estados Unidos, independientemente de su estatus migratorio o de si tiene seguro médico.

¿Qué tan efectivas son las vacunas contra el COVID-19?

Todas las vacunas disponibles contra el COVID-19 son altamente efectivas en prevenir que se enferme gravemente, sea hospitalizado o muera a causa del COVID-19, incluida la variante delta.

Recuerde, para obtener la mayor protección posible de las vacunas, debe ponerse todas las dosis recomendadas:

  • Las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna requieren dos dosis iniciales.
  • La vacuna Janssen de Johnson & Johnson requiere una dosis inicial.

Si cumple con los criterios que se consideran para tener un sistema inmunitario comprometido, debe recibir una tercera dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech o Moderna al menos 4 semanas después de su segunda dosis. Una revisión de los datos de la vacuna Janssen de Johnson & Johnson de la FDA y los CDC determinará si una segunda dosis es apropiada para personas con sistemas inmunitarios comprometidos.

¿Es seguro para mí vacunarme contra el COVID-19?

Sí, las vacunas contra el COVID-19 disponibles en los Estados Unidos cumplen con las rigurosas normas de seguridad y efectividad de la FDA. Se han administrado millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19 y todas las vacunas continuarán siendo monitoreadas por seguridad.

Efectos secundarios serios a causa de las vacunas son muy raros. Es poco probable que las vacunas contra el COVID-19 causen problemas de salud a largo plazo. Tampoco hay ninguna evidencia de que causen infertilidad o cáncer.

Los riesgos de enfermarse del COVID-19 superan los riesgos de problemas serios de salud a causa de vacunarse. COVID-19 lo puede dejar con problemas de corazón y daño en los pulmones y otras condiciones que requieren tratamientos a largo plazo. Las vacunas son un camino mucho más seguro a la inmunidad, en comparación con contraer la enfermedad.

¿Alguna de las vacunas puede enfermarme del COVID-19?

Ninguna de las vacunas contra el COVID19 disponibles contiene el virus vivo que causa el COVID-19. Esto significa que las vacunas contra el COVID-19 no pueden enfermarlo con el COVID-19.

Sin embargo, es posible que experimente algunos efectos secundarios después de vacunarse. Son signos normales de que su cuerpo está creando protección contra el virus.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la vacuna contra el COVID-19?

Algunas personas pueden experimentar efectos secundarios después de vacunarse, pero generalmente son leves y desaparecen en pocos días. Es posible que tenga dolor, enrojecimiento o hinchazón en el brazo donde recibió la inyección y puede experimentar cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, fiebre o náuseas.

Consulte con su doctor la posibilidad de tomar medicamentos de venta libre (sin receta médica) como ibuprofeno, acetaminofén o aspirina para cualquier dolor o malestar que pueda tener después de vacunarse. No tome medicamentos de venta libre (sin receta médica) antes de su cita de vacunación para tratar de prevenir el dolor o la incomodidad.

¿Necesito vacunarme contra el COVID-19 si ya tuve COVID-19?

Sí, debe vacunarse incluso si ya ha tenido COVID-19. Los científicos aún no saben durante cuánto tiempo los anticuerpos naturales de las personas que han tenido el COVID-19 les protegerán de volver a infectarse. 

La seguridad en su lugar de trabajo

¿Cómo me protejo a mí mismo y a los demás del COVID-19 en el trabajo?

Como trabajador del transporte público, usted interactúa regularmente con el público y pasa mucho tiempo en espacios confinados, lo que lo pone en mayor riesgo de entrar en contacto con el virus que causa el COVID-19.

La mejor manera de protegerse y proteger a los demás del COVID-19 es vacunándose. Todas las personas de 12 años de edad o más ya pueden vacunarse.

Los trabajadores del transporte público también deben tomar algunas medidas adicionales para mantenerse a salvo del COVID-19:

  • Quédese en casa si se siente mal y dígale a su supervisor si ha estado en contacto con alguien enfermo de COVID-19 recientemente.
  • Use mascarilla y lleve una mascarilla extra de reemplazo por si acaso.
  • Lávese las manos con frecuencia. Si no dispone de agua y jabón, utilice un desinfectante de manos con al menos un 60% de alcohol. Si su lugar de trabajo no le está dando acceso a recursos como agua y jabón o desinfectante para manos, hable con su supervisor para que se los proporcione. Recuerde no tocarse la nariz, la boca, los ojos, la cara o tocar su comida sin lavarse las manos.
  • Trate de mantener al menos 6 pies (2 metros) de distancia de los usuarios del transporte y compañeros de trabajo siempre que sea posible.

Me preocupa la violencia asociada con las políticas de prevención del COVID-19 en mi lugar de trabajo. ¿Existen recursos útiles?

Si alguna vez teme por su seguridad o la de los demás, llame al 911.

Los CDC han recopilado varios recursos para ayudar a los empleadores y empleados a prevenir y lidiar con situaciones de violencia en el lugar de trabajo. Estos recursos están destinados a empresas minoristas y de servicios, por lo que es posible que cierta información no sea aplicable al entorno del transporte público.

¿Qué puedo hacer para sobrellevar el estrés?

El bienestar mental es una parte importante de la salud y la seguridad de los trabajadores. La pandemia del COVID-19 ha creado nuevos desafíos en la forma en que muchas personas trabajan y se conectan con otros lo que puede generar sentimientos de estrés, ansiedad y depresión.

En cdc.gov/coronavirus-es, encontrará información y recursos sobre salud mental, cómo reconocer los signos y tomar medidas para controlar el estrés y saber dónde ir si necesita ayuda.

Si estoy totalmente vacunado, ¿tengo que usar mascarilla en el trabajo?

Si está totalmente vacunado, puede participar en muchas de las actividades que realizaba antes de la pandemia. Deberá usar una mascarilla dentro de lugares públicos si se encuentra en un área de considerable o alta propagación del COVID-19 (enlace en inglés). Esto se recomienda para maximizar la protección contra la variante delta, que es altamente contagiosa, y para evitar la posibilidad de que se propague a otras personas.

Por la seguridad de todos, las leyes federales requieren que todas las personas de 2 años de edad o más usen una mascarilla en aviones, autobuses, trenes y otras formas de transporte público hasta que el COVID-19 no se considere una emergencia de salud pública. Las personas con discapacidades que les impiden usar mascarillas de forma segura están exentas de este requisito.

Una mascarilla es una barrera sencilla que ayuda a evitar que las gotas que produce al respirar lleguen a otras personas. Su mascarilla debe estar hecha de al menos dos capas de una tela transpirable y de tejido resistente, como por ejemplo algodón, y no debe tener válvulas de exhalación ni conductos de ventilación.

Para obtener más información sobre el uso de mascarillas en medios de transporte y en centrales o estaciones, visite el sitio web del Departamento de Transporte de los EE. UU.

Si me enfermé del COVID-19, ¿cuándo puedo volver a trabajar?

Según los CDC, puede volver a trabajar cuando cumpla con estas tres condiciones:

  1. Han pasado al menos 10 días desde que se sintió enfermo por primera vez
  2. Han pasado al menos 24 horas desde la última vez que tuvo fiebre y no ha tomado ningún medicamento para reducir la fiebre
  3. Sus otros síntomas han mejorado.

¿Qué debo hacer si tengo COVID-19 o creo que he estado en contacto con alguien que tiene COVID-19?

Si está completamente vacunado, 2 semanas después de su última dosis, y no tiene ningún síntoma de enfermedad, no tiene que aislarse en cuarentena después de estar en contacto con alguien enfermo de COVID-19. Sin embargo, si tiene síntomas de COVID-19, debe hacerse una prueba y notificar inmediatamente a su empleador si da positivo. Hable con su doctor y siga los pasos recomendados por los CDC para aislarse o buscar atención médica. No regrese al trabajo hasta que cumpla con los criterios para poder dejar de aislarse en casa.

¿Mi lugar de trabajo puede exigirme que demuestre que me vacuné?

Sí, su empleador puede pedirle que proporcione documentación que pruebe que está vacunado contra el COVID-19 para poder trabajar. La Ley de Contratación y Responsabilidad de los Seguros de Salud (enlace en inglés), también denominada HIPAA por sus siglas en inglés, y con ciertas excepciones, otras leyes federales (enlace en inglés), lo permiten. Sin embargo, su estado puede limitar lo que los empleadores le pregunten, así que consulte el sitio web del gobierno de su estado para ver qué está permitido como condición de trabajo.

Además, según la política federal actual, los empleados y contratistas federales no necesitan demostrar que se han vacunado contra el COVID-19 para trabajar en edificios federales, terrenos federales y otros entornos, según lo requieran sus obligaciones laborales.

LA SEGURIDAD ES NUESTRA PRIORIDAD

Cuando se trata de garantizar la seguridad y efectividad de las vacunas, la FDA y los CDC mantienen los estándares más altos. Su proceso incluye los siguientes procedimientos:

  • En primer lugar, los científicos deben analizar las vacunas de manera extensa en estudios clínicos para asegurarse de que sean seguras y efectivas.
  • Antes de que se autorice una vacuna para uso público, la FDA garantiza su seguridad con realizar los siguientes procedimientos independientemente:
    • revisar datos recolectados en los estudios clínicos y.
    • hacer inspecciones de las instalaciones donde se fabrican.
  • Incluso después de que una vacuna ha sido autorizada, la FDA y los CDC vigilan de cerca la administración de la vacuna para identificar todo efecto secundario o reacción alérgica, incluyendo los más atípicos.
  • La FDA y los CDC revisan de cerca cualquier informe de efectos secundarios o reacción y comparten estos datos con el público.
  • Los casos extremadamente infrecuentes de coágulos de sangre y del síndrome de Guillain-Barré después de la vacuna Janssen de Johnson & Johnson, y los casos de inflamación cardíaca después de la vacuna de Pfizer-BioNTech y Moderna, solo representan un número pequeño de casos entre millones de vacunaciones. Esto demuestra que los sistemas de control de seguridad de las vacunas, realizados por la FDA y los CDC, funcionan y detectan, incluso las reacciones más atípicas.
  • Investigaciones exhaustivas han confirmado que las tres vacunas disponibles son seguras y efectivas. Los expertos médicos enfatizan que los beneficios de recibir cualquiera de las vacunas contra el COVID-19 en uso en los EE. UU. superan cualquier riesgo potencial.
  • Los sistemas de monitoreo aseguran que los médicos sean notificados para reconocer los síntomas a los que hay que prestar atención, sin importar qué tan poco frecuente sean, y que estén preparados para administrar los tratamientos adecuados.