Puntos de conversación sobre las vacunas contra el COVID-19 para líderes de organizaciones religiosas

To print this document, use your internet browser’s print settings to set page margins and remove the header and footer. For the best printing experience, use the Google Chrome, Firefox, or Microsoft Edge browser. 

El cuidado de la comunidad

Es fácil sentirse desamparado durante estos tiempos, pero hay medidas que todos podemos tomar para ayudarnos a mantenernos sanos. Hasta que esté totalmente vacunado, debe:

  • Use mascarilla hasta que esté totalmente vacunado para ayudar a frenar la propagación del COVID-19. Incluso las personas vacunadas en áreas de propagación considerable o alta del COVID-19 (enlace en inglés) deben usar mascarillas dentro de espacios públicos para maximizar la protección contra la variante delta, que es altamente contagiosa, y evitar la posibilidad de que se propague a otras personas.
  • Mantener al menos seis pies (dos metros) de distancia de personas que no vivan con usted y que no estén vacunadas.
  • Evitar grupos grandes de personas.
  • Evitar espacios interiores mal ventilados.
  • Lavarse las manos con agua y jabón.
  • Vacúnese tan pronto como pueda. Hay tres maneras sencillas de encontrar vacunas cerca de usted:
    • Visite vacunas.gov. 
    • Envíe un mensaje texto con su código postal al 822862.
    • Llame al 1-800-232-0233. 

Nuestra comunidad está aquí para apoyarle de manera emocional, social o espiritual. No dude en comunicarse con nosotros. También trate de comunicarse con personas que se encuentren solas o que puedan sentirse aisladas en sus esfuerzos de evitar contraer el virus.

Recuerde comunicarse con las personas mayores y otros miembros vulnerables de nuestra comunidad y, si puede ayudarlos, hágalo.

Confianza en la vacuna

La seguridad

  • Las vacunas contra el COVID-19 disponibles en los EE. UU. cumplen con estándares rigurosos de seguridad y efectividad de la FDA. Decenas de millones de personas en los EE. UU. se han vacunado contra el COVID-19. Asimismo, la seguridad de todas las vacunas contra el COVID-19 se continuará monitoreando.
  • Los efectos graves de las vacunas en la salud son muy poco frecuentes. Es muy poco probable que las vacunas contra el COVID-19 causen problemas de salud a largo plazo. Además, no hay ninguna evidencia de que causen infertilidad o cáncer.
  • Su riesgo de tener problemas serios de salud es mucho menor con la vacuna al compararlo con el riesgo de que contraiga el COVID-19 sin estar vacunado. El COVID-19 puede causar daños al corazón y los pulmones, así como otras enfermedades que requieren tratamientos a largo plazo. Las vacunas son un camino mucho más seguro hacia la inmunidad que la propia enfermedad.

Efectividad

  • Todas las vacunas disponibles contra el COVID-19 son altamente efectivas al prevenir que se enferme gravemente, sea hospitalizado o muera a causa del COVID-19, incluyendo la variante delta.

    Recuerde, para obtener la mayor protección posible de las vacunas, debe ponerse todas las dosis recomendadas:
  • Las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna requieren dos dosis iniciales.
  • La vacuna Janssen de Johnson & Johnson requiere una dosis inicial.

Si cumple con los criterios que se consideran para tener un sistema inmunitario comprometido, debe recibir una tercera dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech o Moderna al menos 4 semanas después de su segunda dosis. Una revisión de los datos de la vacuna Janssen de Johnson & Johnson de la FDA y los CDC determinará si una segunda dosis es apropiada para personas con sistemas inmunitarios comprometidos.

Si se ha vacunado, puede ser elegible para una dosis de refuerzo con el fin de mantener su protección. Consulte las recomendaciones más recientes sobre las vacunas de refuerzo (enlace en inglés).

Potencial para infecciones y casos de avance

  • Es importante comprender que la infección no necesariamente conduce a la enfermedad. Si está totalmente vacunado contra el COVID-19 y el virus logra entrar en su cuerpo y comienza a multiplicarse, es decir, a infectarlo, su sistema inmunológico estará preparado para reconocer rápidamente el virus y evitar que cause un daño real. Por eso, la mayoría de las personas vacunadas que se infectan de COVID-19, los llamados casos de avance, no presentan síntomas (asintomáticos) o solo presentan una enfermedad leve o moderada.
  • Casi todas las personas en los EE. UU. que se enferman gravemente, necesitan hospitalización o mueren a causa del COVID-19 no están vacunadas.
  • Los CDC recomiendan que se vacune lo antes posible.

Las vacunas contra el COVID-19 no pueden provocar la enfermedad del COVID-19

Ninguna de las vacunas disponibles actualmente, contiene el virus vivo que causa el COVID-19. Esto significa que no pueden provocar la enfermedad del COVID-19. Más información en cdc.gov/coronavirus-es.

Las vacunas contra el COVID-19 y las variantes del virus

Los científicos continúan estudiando diferentes formas o variantes del virus que causan el COVID-19 para ver si las vacunas funcionan contra ellas. Los datos actuales sugieren que las vacunas contra el COVID-19 disponibles en los EE. UU. ofrecen protección contra la mayoría de las variantes, incluida la variante delta altamente contagiosa. Por esta razón, las vacunas contra el COVID-19 son una herramienta esencial para proteger a las personas contra el COVID-19 incluyendo la posibilidad de enfermarse con alguna de las nuevas variantes. Los CDC continuarán monitoreando el impacto que estas nuevas variantes pueden tener sobre el funcionamiento de las vacunas.

¿Qué pasa si alguien en nuestra congregación da positivo en la prueba del COVID-19?

  • Notifique a los líderes de la congregación tan pronto como sea posible para que puedan coordinar con los funcionarios de salud local, ya que están capacitados con las mejores prácticas a seguir.
  • Esto puede significar un cierre temporal para que se puedan limpiar las instalaciones. Seguiremos las normas para mantener a todos a salvo.